fbpixel
Por el mundo que queremos

Una Comunidad Activa contra las desigualdades

Con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD) destaca el poder de la comunidad como eje central en la lucha contra las desigualdades. El programa «Comunitat Activa», en L’Hospitalet de Llobregat y en Barcelona, involucra los vecinos y vecinas con dificultades en su proceso de superación, participando en su comunidad.

En el área de Barcelona, ​​el paro, la subida de los precios de los alquileres y la falta de perspectivas laborales y vitales afecta a miles de familias. «Es alarmante», explica Elena Sala, responsable del programa Comunidad Activa de la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD), «vemos como aumentan los precios de la vida y la precarización laboral mientras faltan recursos para atender a las personas que no pueden hacer frente a la nueva situación «. El trabajo ha sido tradicionalmente la vía principal de acceso a los recursos económicos y, en consecuencia, en la mayor parte de derechos fundamentales, pero no es el único. Así lo confirma Sala: «También lo es no haber terminado la educación obligatoria, no tener un dominio suficiente de las nuevas tecnologías o de la lengua o no tener ningún tipo de red de apoyo familiar y relacional».

ABD trabaja desde hace años en L’Hospitalet y ahora también en el barrio de Sants de Barcelona para capacitar, formar y apoderarse las personas en situación de desempleo o precariedad desde la propia comunidad. «Se trata de que se formen, de que ganen confianza y herramientas para salir adelante pero también de que se conecten con sus vecinos y vecinas y que retornen de alguna forma lo que reciben en la comunidad», explica. De hecho, las personas que consiguen trabajo habiendo pasado por los programas de participación comunitaria son mayoría: «la media de inserción del programa es del 42%; si hacen actividades complementarias y de formación es del 45%; si además reciben apoyo social la media es del 58% y si además hacen participación comunitaria es de 66% de «recalca la responsable de Comunidad Activa que también añade que» el papel de las empresas es fundamental: las oportunidades formativas y de reinserción laboral son fundamentales para la recuperación de la confianza de las personas «.

La participación en Comunidad Activa se materializa en un espacio en el que la persona puede mantener, recuperar o adquirir competencias para el mercado laboral. Además, mejora la autoestima, la disposición y el posicionamiento de los / las participantes y apodera el sentimiento de pertenencia al barrio. «Es responsabilidad de todas y todos que conseguimos vivir en una sociedad justa y en igualdad de oportunidades, la fuerza de la comunidad es fundamental para conseguirlo» concluye Sala.

 

Noticias relacionadas

Sigue nuestras causas

Suscríbete y recibirás por correo electrónico nuestras acciones para defender los derechos de las personas en situación de fragilidad social.

© 2021 ABD Asociación Bienestar y Desarrollo · Todos los derechos reservados · Condiciones de la donación · Aviso legal · Política de privacidad · Cookies