fbpixel
Por el mundo que queremos

El proyecto Food Relations vuelve a activarse en El Prat de Llobregat después del período de confinamiento por la pandemia de Covid-19

El decreto de estado de emergencia que ha congelado toda actividad no esencial fue anunciado una semana antes de comenzar la formación prevista dentro del proyecto Food Relations que este año tiene lugar en el Prat de Llobregat.
El Food Relations es un proyecto orientado a la inserción social y laboral, que nace para apoderar y promover la ocupación entre mujeres inmigrantes de la ciudad, que se encuentran en paro y en situación de vulnerabilidad.
Este es el objetivo que se persigue a través de un programa piloto comunitario basado en la creación y comercialización de un producto alimentario intercultural de calidad, sostenible, de proximidad y responsable desde el punto de vista social, económico y ambiental.

Las fases del proyecto

Esta edición del proyecto contempla cuatro fases a través de las cuáles se estructurará:

1-Labrar: En esta fase se han realizado las primeras articulaciones con los agentes territoriales y se han seleccionado las participantes a través de un proceso de auto-candidatura.

A día de hoy existe un gran equipo que espera retomar sus funciones, mujeres que desean ponerse manos a la obra para aprender, para conectar. Formadores que están deseosos de poder compartir con ellas su experiencia y reescribir un nuevo aprendizaje mixturado, mejorado. Un obrador vacío que espera un nuevo protocolo para abrir sus puertas, un campo que espera ser espigolado para proveer la materia prima.

2- Sembrar: ABD ha repetido una fórmula de la experiencia piloto del programa Food Relations en Hospitalet de Llobregat, que ha dado excelentes resultados. Fundación Espigoladors será nuevamente la entidad encargada de abrir las puertas de su obrador de San Cosme para recibir al equipo y elaborar el producto alimenticio. Allí esperamos que se mezclen diversos ingredientes, se fusionen sabores, se confundan aromas y ocurra la magia.

Esta actividad será completada con formación en economía social y feminista, creación colectiva del branding, y estrategias de marketing y ventas a cargo del equipo técnico de ABD.

Esta fase del proyecto contempla el acompañamiento y apoyo de aquellas mujeres que decidan volcarse al mercado laboral y a diversas actividades en el territorio.

3- Cosecha: En esta fase, el producto alimentario será difundido y comercializado por las mismas mujeres en el marco de ferias locales, en la red de comercios del Prat y empresas más grandes que apuestan por productos de proximidad.

4- Conservación: Finalmente realizaremos la evaluación final, a partir de diversos indicadores sociales y económicos con la finalidad de poder realizar mejoras en las futuras ediciones del proyecto.

Los aliados

El Ayuntamiento del Prat es un aliado estratégico en la implementación del proyecto. Responsables de las áreas de acción social y de promoción económica han trabajado conjuntamente con el equipo de ABD para identificar perfiles compatibles para ser incorporados al proyecto, acordar espacios donde se realizará la formación, y definir los canales de distribución de venta del producto alimenticio.

Otra de las actividades implicadas en el proyecto tiene que ver con el intercambio de experiencias con otras organizaciones de la zona del Baix de Llobregat que promueven la agricultura social y sostenible, y la economía circular y/o social con perspectiva de género. En este sentido, se han celebrado varias reuniones con agentes locales a fin de planificar acciones conjuntas una vez ingresemos en la fase de la nueva normalidad.

El 29 de mayo, el Food Relations ha sido invitado a participar en el Maig Cooperatiu -versión online- organizado por el Ateneu Cooperatiu del Baix de Llobregat, donde compartiremos mesa con Mujeres pa´lante, Top Manta, Las Kellys, y otras organizaciones del sector.

El desafío para ABD

Este proyecto, junto con otros como Mamalyona, inaugura una apuesta de ABD por desarrollar emprendimientos colectivos que abarquen la formación en materia de comercialización de productos provenientes de la economía social.

La feminización de la pobreza es un problema creciente que se agudiza en contextos de crisis, es por ello que necesitamos cada vez más proyectos que trabajen sobre la empleabilidad y la generación de lazos comunitarios para evitar el riesgo de exclusión social de este colectivo.

En un contexto caracterizado por una amenaza de recorte de subvenciones públicas, de fondos destinados a la responsabilidad social corporativa y de una merma en recursos para cooperación internacional, pensar en nuevos modelos de negocios vinculados a estrategias inclusivas y capaces de ser económicamente sostenibles, se convierte en materia obligatoria si bregamos por la supervivencia de emprendimientos que aspiren a la igualdad de oportunidades y que sean respetuosos con el medio ambiente.

Noticias relacionadas

Sigue nuestras causas

Suscríbete y recibirás por correo electrónico nuestras acciones para defender los derechos de las personas en situación de fragilidad social.

© 2021 ABD Asociación Bienestar y Desarrollo · Todos los derechos reservados · Condiciones de la donación · Aviso legal · Política de privacidad · Cookies