El proyecto Cut All Ties logra mejorar la capacidad para reconocer las violencias machistas entre los y las jóvenes de 14 a 17 años de Barcelona, Madrid y Milán

Las entidades y profesionales participantes en la jornada de cierre reclaman una educación sexual feminista en todas las etapas vitales y ciclos formativos

Este lunes y martes 28 y 29 de noviembre, se ha celebrado en La Bonne de Barcelona un seminario para cerrar el proyecto europeo Cut All Ties, que busca sensibilizar, prevenir y reducir las violencias machistas entre los y las jóvenes de 14 a 17 años en Barcelona, Madrid y Milán y capacitar al profesorado para identificar y abordar las violencias machistas.

Las jornadas, conducidas por la periodista y humorista, Ana Polo, han servido para presentar los resultados de la intervención realizada entre enero y junio de 2022 con 8 institutos de Barcelona, Madrid y Milán, llegando a 160 alumnos y alumnas y 56 docentes. El alumnado destaca haber mejorado su capacidad de reconocer las violencias de género y sexuales o adquirido más conocimientos sobre roles de género. El profesorado, por su parte, valora disponer de protocolos y contactos a los que referirse en casos de situaciones de violencia, conocer herramientas e ideas para actuar o aumentar sus conocimientos sobre estas violencias

Durante la presentación de los resultados, han apuntado algunos retos: las dificultades de implementación en los centros de Madrid, por cuestiones logísticas de los centros, pero también por la preocupación ante las posibles repercusiones sociales de adherirse al proyecto, y en Milán, por ser un tema actualmente muy polémico. 

Otro de los objetivos del proyecto ha sido la movilización de la juventud para realizar actividades de sensibilización dentro y fuera de la aplicación diseñada especialmente para el proyecto. Algunos ejemplos son la distribución de pegatinas con el lema Change por las escuelas, el podcast Senza Filtri creado por alumnas de la escuela IPSAR Vespucci de Milán, un grafiti colaborativo de la mano de @maligneando en el Instituto Maria Espinalt de Barcelona, o las acciones entorno al 8M impulsadas por las Amazonas Violetas, el grupo feminista formado alumnas del IES Valdebernardo en Madrid.

La conclusión es que “la educación sexual integral es un derecho y es imprescindible para tener acceso democrático a la información y poder tomar decisiones informadas”, han apuntado las responsables del proyecto. Es además una herramienta para la transformación social y debe estar “garantizada en todas las etapas”. 

Esta demanda fue generalizada durante las jornadas por parte de las entidades, colectivos y profesionales participantes. En el intercambio de experiencias entre Barcelona, Madrid y Milán se apuntó que, mientras que en Catalunya el marco legislativo es favorable, el “caos” en la coordinación de las administraciones y el ”colapso” que vive el profesorado por la falta de recursos dificulta la implementación. En Italia, el reto es poder tener estos debates en las aulas y se hace necesario entrar hablando de la prevención de las violencias machistas para poder abordar después las sexualidades. También en Madrid se detectan resistencias para introducir la educación sexual en las escuelas, lo que hace que no puedan llegar a todas las jóvenes y adolescentes. “Necesitamos una educación sexual que sea feminista, que pueda analizar las desigualdades en términos de género”, apuntó Teo Pardo, activista trans, docente y educador sexual. También se propusieron cambios en los recursos y servicios para que las adolescentes puedan acceder y que estos se adapten a sus realidades, así como unir luchas y trabajar desde la interseccionalidad.

Otro de los ejes fue la identificación y abordaje de las violencias en el ámbito digital. “El problema no son las redes sociales, es el patriarcado”, apuntó Sílvia Merino de la Cooperativa Candela. La mejor prevención, coincidieron los y las ponentes, es la educación sexual integral que ponga el placer en el centro, dejar de culpar y victimizar a las chicas y educar a los chicos y hombres para que no sean agresores. También pidieron una justicia feminista, que se ocupe de reparar y sanar, que busque la no repetición y desindividualice la problemática. “Que la vergüenza cambie de bando”, señalaron. Rosy Nardone, investigadora en Didáctica y Pedagogía en la Universidad de Boloña y asesora del proyecto, y la periodista Cristina Ribas llamaron a aprovechar las oportunidades que ofrecen las redes sociales y las tecnologías y a organizarse colectivamente para ello. 

La última intervención fue para los y las jóvenes de Madrid y Barcelona que demandan profundizar en los contenidos, saber de dónde surgen estas violencias y por qué surgen estas opresiones y se organizan en las escuelas en asambleas y comités feministas para hablar y romper tabús ante sus iguales.

Unas 150 personas asistieron a las jornadas durante los dos días, disfrutando de las ponencias, así como de la proyección del documental Change the rules y del mercado de artistes disidentes.

Sobre Cut All Ties

Cut All Ties es un proyecto europeo que busca abordar la violencia de género a través del diseño, implementación y validación de un Programa de Capacitación y Formación basado en la gamificación y las nuevas tecnologías, para sensibilizar, prevenir y reducir las violencias machistas entre los y las jóvenes de 14 a 17 años en Barcelona, Madrid y Milán.

Está financiado por el Programa de Derechos, Igualdad y Ciudadanía de la Comisión Europea y está coordinado por ABD (España) con la participación de ACRA (Italia) y Citibeats(España). 

FOTOS

Noticias relacionadas

Sigue nuestras causas

Suscríbete y recibirás por correo electrónico nuestras acciones para defender los derechos de las personas en situación de fragilidad social.

© 2023 ABD Asociación Bienestar y Desarrollo · Todos los derechos reservados · Condiciones de la donación · Aviso legal · Política de privacidad · Cookies