fbpixel
Por el mundo que queremos

La presidenta de ABD Felisa Pérez participa en el tercer ‘Congreso RAAC’ sobre prevención de adicciones en Argentina

La presidenta de la Asociación Bienestar y Desarrollo ABD Felisa Pérez ha participado esta semana como ponente en la tercera edición del Congreso RAAC, el congreso más importante en materia de Prevención y Asistencia a las Adicciones de Argentina. Este evento lo organiza cada año el Gobierno de la Provincia de Córdoba mediante la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones del Ministerio de Salud argentino.

La intervención de Felisa Pérez se ha centrado en recorrer la historia y articulación del tercer sector social en España, así como en la financiación público-privada y las redes de atención a las adicciones. Finalmente ha hecho una breve radiografía a la entidad ABD y a su recorrido como ONG de atención integral a las personas.

«En el tercer sector social buscamos una governanza relacional, para poner sobre la mesa lo que podemos aportar entre todos y todas, y liderar este ámbito para incidir colectivamente», ha explicado Felisa Pérez al inicio de la intervención. Este tejido asociativo se centra en canalizar fondos públicos y privados, y sumar la colaboración de personas voluntarias y de empresas afines a la causa.

«Dentro de una sociedad capitalista, operamos de otra manera. Somos un espacio sin ánimo de lucro, por lo que la finalidad es el bien común», ha apuntado.

En España, el tercer sector se divide en entidades de primer nivel, que se dedican a la gestión de los servicios; federaciones de segundo nivel, que profundizan en las necesidades comunes específicas de los diferentes colectivos o temáticas; y plataformas de tercer nivel, que hacen incidencia política.

«Somos un observatorio social, detectamos situaciones de injusticia, vulnerabilidad y exclusión. Reivindicamos más y mejores políticas sociales. Somos punta de lanza, creando respuestas adaptadas y flexibles basadas en evidencias. Somos innovadores sociales. Y, además, trabajamos en red, somos mediadores territoriales, favorecemos la participación ciudadana, y generamos valores, como la dignidad y el respeto para facilitar el empoderamiento de las personas usuarias», ha comentado Pérez, sobre las funciones del sector.

 

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ¿una iniciativa innovadora?

«Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han venido a darnos la razón y a legitimar nuestras luchas. Muchas de las temáticas presentes ya las venimos trabajando desde hace mucho tiempo. Eso sí, necesitamos indicadores que midan que estamos trabajando sobre esto, para demostrar a todo el mundo cuál es el valor añadido que tenemos las entidades del tercer sector», ha explicado Pérez, que ha añadido que los ODS no dejan de ser una visibilización de las luchas sociales que ya libra el sector.

 

La financiación, un aspecto a mejorar

La incidencia del tercer sector en políticas sociales ha obtenido algunos logros en España, como por ejemplo, el de Ley de economía social. «Además, existe un proyecto de ley del tercer sector, que está paralizado, pero que busca reconocer la labor social de las entidades», ha incidido Pérez. «Las políticas públicas deben ser consensuadas y participadas, con fórmulas de cooperación».

Sobre la financiación, Pérez ha explicado que hay muy poca concertación. «Esto no pasa con educación ni sanidad, pero si en adicciones. Estamos buscando la estrategia para que sea una concertación bien establecida: tener alianzas, no subsidiariedad, para avanzar hacia la acreditación, la homologación y la calidad».

La atención a las adicciones en España estuvo liderada por algunos Ayuntamientos y diputaciones, y también por ONG, quiénes lideraban la gestión de las iniciativas de atención a las drogodependencias. «Al principio era un problema social, en los años 80 y con la heroína. Después evolucionó a un problema sanitario, por la incidencia del Sida/VIH. Y hoy en día es un problema de salud mental. Y sí, es todo. Por eso debe atenderse de forma integral», ha resumido la presidenta de ABD.

Ahora mismo, la fuente de recursos más importantes de las entidades de atención a las adicciones en España es la financiación pública, que implica un 86% del total. No obstante, implica burocracia anual, «algo que simplificaríamos con la concertación».

 

El modelo de intervención de ABD

La Asociación Bienestar y Desarrollo ABD trabaja desde determinantes sociales, como tema orgánico y con relevancia de la salud mental. «Tenemos un modelo de atención bio-psico-social-educativo, es decir, integral, integrador, que respeta los derechos humanos, y con un enfoque centrado en las personas, para dignificarlas», ha enumerado Pérez.

La ONG incide en la red pública, con centros ambulatorios, comunidades terapéuticas, unidades de desintoxicación, unidades de crisis, centros de día, pisos de inserción, programas deportivos. También unidades de redes móviles, salas de consumo sanitario, farmacias, equipos de calle preventivos, entre otros. Igualmente existen salas de consumo supervisado y centros de baja exigencia. E incluso la atención a prisiones o el Servicio de Ejecución de Medidas Alternativas.

Sobre la atención integral, ABD no solamente trata el tema de drogas sino que incide también en Pobreza e inclusión, Infancia y Familia, SAD Atención domiciliaria, Dependencia de mayores, y Discapacidad intelectual. Y tiene un total de 85 programas, con 5 proyectos internacionales.

«La transformación social requiere compromiso, buen trabajo, colaboración, cooperación, y consenso. Es decir, trabajar en conjunto, con una estrategia público – privada», ha concluido Felisa Pérez.

 

Visualiza la intervención en este video, a partir de 1:04:00 minutos.

Noticias relacionadas

Sigue nuestras causas

Suscríbete y recibirás por correo electrónico nuestras acciones para defender los derechos de las personas en situación de fragilidad social.

© 2021 ABD Asociación Bienestar y Desarrollo · Todos los derechos reservados · Condiciones de la donación · Aviso legal · Política de privacidad · Cookies