Por el mundo que queremos

Éxito en las jornadas de puertas abiertas del Jardín Fènix

Unas 20 personas participaron en el taller de remedios naturales para mejorar las plantas

El Jardín Fènix abrió este miércoles sus puertas en unas jornadas llenas de conocimiento, compañerismo y naturaleza. Durante el mediodía, las personas en tratamiento de drogodependencias que participan en el proyecto del jardín del Centro de Atención y Seguimiento (CAS) de Sarrià hicieron un pequeño tour por el huerto urbano para los y las asistentes, mostrando las plantas medicinales, árboles y hortalizas cuidadas y cultivadas por ellos.

El ingeniero agrícola y coordinador de la iniciativa, Edgar Peñas, lleva desde el inicio del proyecto, que ya cumple tres años, impulsando este jardín terapéutico en el que estas personas se sienten acompañadas y liberadas trabajando en un espacio abierto. «Le llamamos Proyecto Fènix porque les hacemos renacer de su vida anterior para que salga una persona nueva, que es la que estamos trabajando en el proceso terapéutico», explicó Peñas.

Después del recorrido por el espacio -cedido por la Agència de Salud Pública de Barcelona ASPB-, el ingeniero explicó a los participantes del taller varios remedios naturales para acabar con plagas como ahora el pulgón o las hormigas, pero también para ayudar a florecer o enraizar mejor estos seres vivos. Para ejemplificarlo usó elementos como cáscaras de cebolla, aceite, canela o vinagre, entre otros. Las personas que asistieron escucharon con interés y después, junto los compañeros del CAS de Sants, prepararon la comida.

La jornada generó un gran ambiente de comunidad, una sensación que se traslada del proyecto Fènix. Uno de los usuarios más entusiastas, Jordi, lleva aproximadamente dos meses viniendo casi todos los días de la semana a este espacio. «Nos ayuda a aligerar las mochilas. Somos como una familia donde no hay juicios», explica mientras Laura, una de las participantes que lleva casi un año asistiendo, le escucha. «Yo siempre me siento muy a gusto con ellos, y estar en la naturaleza me relaja muchísimo, me hace dejar de pensar», reconoce.

Durante la tarde, el objetivo fue invitar a los niños que juegan en el parque lado del CAS Sarrià para que, junto a sus padres y madres, aprendan y planten diversas plantas y hortalizas. También se repitió el taller de la mañana para adultos: nadie se quedó fuera. Y es que una de las finalidades de esta iniciativa de agroecología urbana es convertirse en un centro de participación comunitaria con entidades, empresas y personas del barrio de Sarrià-Sant Gervasi y de toda la ciudad. Por otro lado, el proyecto busca la inclusión social y laboral de las personas en tratamiento de drogodependencias para así romper el estigma que a menudo las rodea.

Además de profesionales de la entidad ABD y de proyectos como Cocina de Resistencia- que sirvió el pica-pica-, también asistieron al evento la consellera del grupo municipal del Distrito de Sarrià- Sant Gervasi, Montse Santín i Mas, i el coordinador de arquitectos de Sarrià Sant Gervasi del Colegio de Arquitectos de Catalunya (COAC), Joan Rigola, institución que colaboró en la construcción de algunos de los espacios del Jardín Fènix.

Noticias relacionadas

Sigue nuestras causas

Suscríbete y recibirás por correo electrónico nuestras acciones para defender los derechos de las personas en situación de fragilidad social.

© 2022 ABD Asociación Bienestar y Desarrollo · Todos los derechos reservados · Condiciones de la donación · Aviso legal · Política de privacidad · Cookies