01/07/2019
La Federación Catalana de Drogodependencias llena el Museo Marítimo de Barcelona en su XV Jornada Anual sobre ‘Estigma y Drogas’

El pasado viernes 28 de junio, la Federación Catalana de Drogodependencias (FCD) organizó su XV Jornada Anual, este año dedicada a los estigmas en las personas consumidoras, con el objetivo de erradicar los estereotipos, los prejuicios y la discriminación. El acto tuvo lugar en la sala principal del Museo Marítimo de Barcelona.

En la inauguración de la jornada, la presidenta de la FCD y de ABD, Felisa Pérez, apuntó que «Cuanto más rechazo y más estigmatización, más complejidad. El rechazo es tan grande que hasta ahora no hemos podido visibilizar la problemática ni la solución. Queremos generar un cambio en la percepción social de las personas consumidoras«; es por ello que había que organizar una jornada que tratara, eminentemente, este tema.

La conferencia inicial, ‘El estigma como vulneración de los derechos humanos’, a cargo del profesor emérito de la Universidad Rovira y Virgili Oriol Romaní, trató las causas fundamentales de esta dinámica. «Existe una relación indisociable entre vulnerabilidad, estigma y violencia», explicó. Además, «los consumidores deben poder ser ciudadanos como cualquier otro y reivindicar, a la vez, sus identidades».

 

«Mi familia fue la primera en tacharme de ‘borracha'»

En la mesa redonda que reunió a personas usuarias de los servicios de atención a las drogodependencias y los centros terapéuticos, Sónia, una de las participantes, relató que las primeras personas que cayeron en el estigma hacia ella fueron de su propia familia. «Me llamaban borracha, adicta». Apuntó que la dependencia de una persona consumidora no es el único aspecto vital que los define: «Estamos aquí para concienciar de que la estigmatización duele, y que no soy sólo una persona alcohólica, soy muchas otras cosas».

En cuanto al debate sobre la interseccionalidad en el estigma y las drogas, los ponentes trataron el consumo relacionado con los diversos factores de opresión: el género, la salud mental, la pobreza y, especialmente, el del factor migratorio. «Las etiquetas de los usuarios de drogas y de las personas que migran son similares. Según el estigma, generan inseguridad en la diferencia. Pero lo cierto es que su vida se centra en sobrevivir, aunque se trate de un multiperfil con gran complejidad y diversidad «, explica Esther Aranda, profesional de ABD en el CAS Baluard.

¿Cómo podemos combatir el estigma?

Al final de la jornada se trataron las posibles soluciones para combatir el estigma, en las entidades y los profesionales, pero también en los medios de comunicación y en la sociedad civil. «En el hecho de ser consumidor de drogas ya hay en la mirada social una persona poco madurada, poco responsable. En esto surge el trato discriminatorio. También existe la tendencia de culpabilizarlo», apuntó Josep Rovira, miembro de la junta directiva de la FCD y director del Área de drogas de ABD.

La última intervención fue a cargo de la miembro de la Comisión de Estigma del FCD, Míriam Álvarez, que presentó la campaña de sensibilización que ha realizado la federación en contra del estigma a las personas usuarias de drogas (lee la noticia completa). Las acciones realizadas en el marco de esta campaña han sido la creación de material gráfico con propuestas para romper el estigma, la realización de una guía de trabajo para profesionales y consumidores, y un vídeo spot de sensibilización.